Vientos de cambio

No me gustan los cambios. Los detesto porque me estresan, me ponen ansioso y me desesperan. Soy un amante de la rutina y lo cotidiano, aquello que es seguro, que conozco y que puedo controlar, aquello con lo que me siento cómodo. Y es que me cuesta trabajo desprenderme del pasado para afrontar al futuro. Soy un nostálgico sin remedio. Porque lo nuevo siempre trae consigo la ardua tarea de construir realidades y recuerdos a costa, muchas veces, de abandonar los que ya veníamos arrastrando, y siempre lo nuevo viene con sus cosas buenas y sus cosas malas a las que habrá que adaptarse y la adaptación, es algo que no se me da fácilmente. Desgraciadamente, los cambios son inevitables en la existencia humana y por lo tanto, me guste o no, estoy sujeto a ellos, lo cual me ha dejado ahora mismo en medio de una tempestad donde fortísimos vientos de cambio me azotan sin piedad.

Viento del norte: Sin fe, sin esperanza y sin amor

En primer lugar, he decidido abandonar la religión. Después de seis años de intentar salvarme, he terminado por hundirme más y peor en el fango. Y la homosexualidad nada tiene que ver, la culpa es de los cristianos y mi carácter. Así que a partir del 30 de septiembre, cero amenes para mí. Más esto no significa que me convierta en ateo, ni más ni menos. Me definiré a mi mismo como un libre pensador consciente que Dios existe, pero que no está sujeto a los dogmas y prejuicios oscuros del cristianismo protestante. Dejaré que el aire se lleve de mi alma la fe, la esperanza y el amor, que me provocaron más daño que beneficio. Sobreviviré sin ellos, imple y sencillo; maquiavelismo puro. Dicha decisión provocará socavones en el ambiente familiar, pues la tía Evangelina considera que apartarme de la iglesia es lo mismo que arrojarse a los brazos de Satanás. También deberé dejar a muchas personas fuera de mi vida. Sin embargo, yo creo que no hay diferencia entre estar afuera o adentro y no voy a dar marcha atrás.

Viento del Este: La dolce vita

Por dos años fui fustigado a estudiar una maestría pero me resistí cuanto pude a volver a las aulas. Pero sin religión es más fácil aspirar a algo bueno en la vida, así que me convencí incluso de estudiarla en una “universidad de mucho prestigio” cara y absurdamente exigente. Pero mis planes se han ido al trasto. La tía Evangelina, pensando en sus años de vejez, aprovechó que la casa de a lado se ha puesto en venta y decidió comprarla. Esto nos ha dejado endeudados por los siguientes dos años y nada más para empezar he cedido todos mis ahorros  y también la tía vació sus cuentas bancarias dejándonos literalmente viviendo al día. Obviamente, los sueldos e ingresos de los próximos 24  meses están desde ya, comprometidos a la citada inversión lo cual me deja en la más absoluta miseria. Así, debo despedirme de mis despilfarros, mi nuevo móvil (sniff, sniff), mi posgrado, y la tranquilidad de tener siempre una reserva para cualquier cosa que pudiera ofrecerse. Soy un prole más, y de los más jodidos. Obvio, el patrimonio ha crecido y mi futuro, tal como lo planee desde hace años, comienza a colocarse en su sitio: trabajar poco y vivir mayormente de mis rentas. Así que todo es una inversión, se mire por donde se mire.

Viento del oeste: Félix

En serio que intenté vivir la vida heterosexual o al menos explorar mi lado straight con la intención de normalizar mi vida según el canón de la sociedad. Es decir, casarme, penetrar vaginas, tener hijos… Pero al final concluyo que las chicas de hoy en día son unas reverendas zorras. La chica que me gustaba está psicóticamente enamorada de un imbécil mujeriego mentiroso. Así que finalmente abandoné la idea y volví con las salchichas, muy en particular con la salchicha de Félix. ¿Y quién es este tío? Lo conocí en las redes sociales y tras unas cuantas charlas se enamoró perturbadoramente de mí. Admito que me asusta, pero me presta tanta atención y devoción que mi ego se incha grandote, grandote y eso ha bastado para que decida hacerle caso. No es guapo, pero tampoco es feo. Pero su voz es hermosa, ni masculina ni emplumada, es como tiene que ser la voz de un hombre homosexual, increíblemente sexy. Aún no nos hemos visto en persona. Lo he postergado por miedo a perderle, aunque me estoy envalentonándo para pasar un día con él. El quiere una relación estable, hasta ahora yo sólo disfrutaba la emoción del momento, pero poco a poco me he decidido a combatir la soledad. Tal vez para final de mes ya tenga una pareja, lo cual implicará pensar y planear en base a las necesidades de otra persona. Y es que siempre he vivido por mi y para mi. La intromisión de un tercero tornará las cosas más complejas y exigirá ejercitar mi lado romántico, pero quizá sea un males menores si consideramos que pueda ser un dulce desafío.

Viento del sur: La independencia

Admito que esto tan solo es una ligera ventisca, pero los engranajes de mi vida crujen con la intención de moverse en esa dirección. El ser accionista de la casa de a lado y el estar acercándome peligrosamente a los 30, me obliga a plantearme la independencia. La tía ya piensa en dejar de trabajar, de hecho proyecta colocar una pequeña tienda de abarrotes en el nuevo inmueble, rentar otra parte como casa habitación y vivir de ello. Yo, mientras tanto, perfilo la casa en la segunda planta como mi nuevo hogar a mediano plazo. De hecho, por algunas insinuaciones cachadas al aire, puede que me transfieran nuevas responsabilidades en el Holding, lo cual me permitiría poder costearme una vida más o menos decente. Pero esto requerirá arduo trabajo de convencimiento y mucha valentía de mi parte. Pero es un día que tiene que llegar, y espero que cuando lo haga, yo esté preparado.

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s