Mea culpa

Hacía meses que no ordeñaba una polla con la boca así que ayer, armándome de valor cité a mi chakal de confianza (siempre disponible) para satisfacer mi necesidad. Nunca he sido de moteles, pues soy codo y desconfiado, no vaya siendo que alguien me vea entrando a esos lugares de mala muerte; así que el plan consistía en visitar una Sex Shop escondida en algún callejón del centro, pedir una cabina y recibir las respectivas satisfacciones. Entiendo que un sitio de esos es bastante poco convencional pero a fines prácticos sirve para lo mismo. El problema fue que llegamos y estaba cerrado. Y entonces comenzamos a recorrer todos los sitios sucios de la ciudad, dejando como última opción el único cine porno de la zona.

Finalmente tras cuadras y cuadras tuve que aceptar que el cinema era inevitable, así que haciendo de tripas corazón pagué la absurda cuota de $40.00 por persona. Ya desde el inició una loca estúpida comenzó por avergonzarme pues yo, sin darme cuenta, llevaba el zipper abajo, por lo que nuestras intenciones quedaron más que manifiestas ante las personas allí reunidas. Pues bien, una vez con los boletos en la mano traspasamos la puerta de madera y nos adentramos en un pasadizo oscuro que no permitía ver casi nada. Avanzamos a trompicones por la tortuosa escalinata flanqueada por una loca voyeurista que dominaba todo el espectáculo desde la parte más alta. Conforme bajábamos, los perversos chaqueteros guardaban sus vergas mojigatas que quedaban bastante visibles pues por cuestiones legales (a decir de los administradores), la sala porno está bastante iluminada, dejando los rincones más cercanos a la pantalla en una penumbra suficiente para accionar sin problemas. Hasta allá me apersoné con mi chakal y nos acomodamos para ver la peli que hay que decirlo, era heterosexual y sin sonido. ¿Sin sonido? Sí, y es que en la sala contigua estaban proyectando Madagascar 3. Así pues, en vez de gemidos, quejidos y alaridos, las metidas de verga sonaban a chistes desabridos de animales cirquenses. No voy a quejarme del todo, en cierta forma, este contexto crea un ambiente bastante morboso y hasta surreralista.

Dejé que el Chakal se pusiera a punto, mientras observé lo que ocurría a mi alrededor: la sala estaba casi vacía. Los pocos que ya estaban antes de nosotros se masturbaban con pereza, expectantes de lo que pudiera surgir en cualquier momento. Y es que efectivamente, como si de generación espontanea se tratara, una parejita se une en las sombras dejando entrever el vaivén de las cabezas mamando una verga. No faltan por supuesto, los mirones impertinentes que se masturban viendo el espectáculo en vivo, los patéticos rechazados que nada más no aprenden y son repelidos una y otra vez para vergüenza ajena. A pesar de ser un lugar vulgar, no falta el hetero curioso bien dado que se pavonea por el pasillo como una pasarela, buscando alguien digno de ver. Cuando me aburrí de observar la fauna, me puse manos a la obra. Empecé por masajearle la verga por encima del pantalón, luego se la saqué bruscamente y se la menee, hasta que consideré que estaba lo suficientemente dura como para comenzar a bombearla con mi boca. Debo decir que las mamadas son lo que mejor se me da, así que el tío lo disfruto enormemente. Quien no lo disfrutó fui yo, porque tuve que torcerme de formas antinaturales para realizar mi trabajo lo que a la larga resultó incomodo. Interrumpí pues, el placer natural y regrese a la paja, la cual esta vez fue mutua. Oh My God, nunca me había pajeado una mano ajena y ciertamente el chico tiene talento. Finalmente nuestros sentidos se extraviaron en la película y cuando menos me lo esperé el chico se había venido copiosamente. Como pude, recolecté el semen con mi boca, pues es mi parte favorita y aguardé un tiempo pertinente. Desafortunadamente, me aburrí de esperar a que se recuperara y comencé a masturbarme hasta llegar al orgasmo. Intenté chuparsela una vez más, pero la pija no reaccionó, murió en mis labios.

Abandoné el lugar (no sin cierto sentimiento de culpa) con la promesa de volver solo, de cruising, pues, para adentrarme en ese oscuro mundo que estoy seguro, me aguarda grandes sensaciones…

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s