La invención de Hugo Salinas parte 1

Admito que envío indiscriminadamente solicitudes de amistad, particularmente a tíos buenos. Admito también que recibo mucha solicitudes de amistad de tíos comunes. Admito que los acepto a todos (seré zorra) aunque nunca tenga mayor comunicación con ninguno de ellos. Pues bien, una de mis nuevas adquisiciones es la amistad de Hugo Salinas.

Hugo Salinas vive en Nicaragua. Esto lo sé porque en lugar de trabajo pone Partido Sandinista de Liberación. Hugo es un chico para nada guaperas de bastante masa corporal y acentuada pigmentación en la piel. Tiene cerca de veinticinco años y vive por su familia. Pues bien, al principio solía darle likes a sus publicaciones, hasta que de pronto, un día, puso un extraño comentario en una de mis actualizaciones de estado: márcame, necesito hablar contigo, urgente. Y ponía su número telefónico sin clave internacional. Obviamente yo no marqué pues llegué a considerar que se trataba de un error, que en realidad el me había agregado confundiéndome con un amigo.

Pasaron los días y me olvidé del asunto, hasta que de nuevo, en una actualización de mis estados me puso que necesitaba urgentemente hablar conmigo, que le marcara o que le enviara inbox. Le mandé este último haciendo especial hincapié al hecho de que yo vivo en México. Pues bien, sin más ni más, así sin vaselina o cualquier otro lubricante me dijo que estaba enamorado de mí.

Silencio. Cara de espanto. Shock total. ¿Qué, qué, qué? Traté de razonar el asunto pero me fue imposible aunque le di mil y un vueltas. Traté de razonar con él pero fue imposible pues no pude sacarle otra cosa que la misma cantaleta. Me dijo que le gustaba mi apariencia, mi forma de expresarme. (¿??) Además me acusó de ser cruel por no llamarle y por no corresponderle. ¿Pero qué es lo que pretende este tipo? Jamás habíamos sostenido una conversación medianamente decente y de pronto viene a decirme que no puede vivir sin mí. De su insistencia y su desesperación pude inferir tres cosas:

  • Que quiere que le pague su viaje a México para que venga a probar suerte acá y nunca vuelva a saber de él.
  • Que quiere que le pague su viaje a México para que posteriormente vaya a probar suerte a Estados Unidos de América.
  • Que tiene serios conflictos emocionales y sentimentales, además de una sensatez ofuscada.

Se lo dije. Me respondió que cómo era posible que yo creyera esas cosas. No le contesté porque ya me había colmado la paciencia. Me preguntó que qué pensaba. Sin respuesta. Catorce horas después y aguijoneado por la curiosidad, le reté a que hiciera él el esfuerzo económico de venir acá. No sé de él desde entonces.

Francamente me ha resultado una situación bastante extraña. ¿Qué pretendía él con esa romántica invención? No lo he eliminado de facebook porque me da lástima y porque tengo curiosidad si volverá a la carga en el futuro. Le daré quince días más. Luego, borraré todo rastro de su cuenta y olvidaré este curioso incidente sin pies ni cabeza.

Anuncios

2 pensamientos en “La invención de Hugo Salinas parte 1

  1. Hey we que onda como te busco en face, es que me parece muy interesante la manera en que ves las cosas y desde hace rato quería entablar una conversación sin tintes tontos ni de intereses raros y pues ya te había dado la dirección de mi blog hace como un mes, y estos días ando por Tabasco ya que soy de Puebla, we dime que onda y vamos por un café jajaja suena bien pinche extraño pues tu dirás

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s