16 kilos

  1. Odio que cuando reclamo algo, aunque esté en mi justo derecho, termines provocándome sentimientos de culpa ya que eres incapaz de reconocer tus fallas.
  2. Odio que cuando me quejo por algo o te reclamo una falta me llames marica o niñita.
  3. Odio que seas incapaz de reconocer una verdad por más evidente que sea, debido a tu prejuicio y tú obstinación.
  4. Odio que seas tan desconsiderada con mi tiempo y que siempre llegué tarde a todos lados a causa de ti.
  5. Odio que las cosas importantes sólo sean importantes cuando te interesan a ti y que consideres al resto nimiedades.
  6. Odio que aún cuando los demás opinan que he bajado de peso, tú te empeñes en ser escéptica y llamarme “barrigón” solo porque te gusta ser brutalmente honesta.
  7. Odio que cuando tengo un antojo me recuerdes con tu honesta brutalidad que debo bajar 16 kilogramos.
  8. Odio que cuando debas reñirme algo lo hagas siempre en voz alta, gritando, haciendo que las personas alrededor se enteren.
  9. Odio que cuando me riñes gritando y has hecho que todos a nuestro alrededor se enteren, me insultes y me pongas apodos peyorativos.
  10. Odio que en la menor oportunidad hagas broma sobre mi físico para hacer reír a otras personas que muchas veces ni conoces.
  11. Odio que te enojes cuando tomo decisiones independientes y que te disgustes solo porque no te parecen.
  12. Odio que te enfades solo porque soy diferente a ti en algunos criterios y puntos de vista y que encima pretendas que debo emularte en el más mínimo detalle de conducta.
  13. Odio que me trates como un niño estúpido siendo que por mucho soy ya mayor de edad.
  14. Odio no poder gastar mi dinero en algunas cosas que me gustan solo por no soportar tus represalias.
  15. Odio que un principio digas que algo está bien aunque no te parezca, y que luego, en la menor oportunidad me lo lances en la cara de la forma más hiriente que puedas. ¿Y tú honesta brutalidad?
  16. Odio que honestamente me ames peor al mismo tiempo me asfixies y lastimes con actitudes dignas de un formidable enemigo. .
  • Corolario: Odio que aunque te amo, deba lastimarte cuando mis defensas se activan inconscientemente en su afán de protegerme.

Demonios, creí que me sentiría mejor después de escribir esto, pero me siguen pesando estos dieciséis kilos de heridas y rencor, porque sé que al final, aunque fueras realmente consciente de estas malas actitudes, no cambiarás jamás mamá…

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s