Extraño y extraño

A veces creo que jamás nadie podrá comprender al ser humano, la corona de la creación, el ser más extraño.

Heberto es una de las víctimas del proyecto A.L.D.O. Lo conocí a través de mi Alter Ego, pero como andaba urgido de sexo orquesté un plan para terminar conociéndolo en mi Yo real. No cojimos, no todavía, pero aguardo a que suceda muy pronto. Al principio parecía una persona normal, un gay pasivo cualquiera que al tiempo que buscaba sexo sin compromiso buscaba una pareja real. Sin embargo, poco a poco ha dejado entrever un desorden existencial insoportable.

Para empezar, no es pasivo por decisión propia sino por  la fuerza de las circunstancias. Su pene es pequeño, “Dios no lo hizo bien dotado de esa parte” me comentó textualmente; así que no asumiría jamás el rol de activo debido a su complejo.

Con mi Alter Ego quería coger de buenas a primeras. Conmigo quiere ver la posibilidad de una relación. No sé si sentirme contento o humillado. Al menos piensa que soy una persona honesta y madura, o sea, el chico es una inocente palomita a quien es fácil engañar. Hasta pena siento de estar jugando con sus sentimientos, pues la verdad su personalidad me parece un tanto patética.

Si intentas establecer una comunicación más trascendental que un like  o un comentario superficial, siempre termina por disculparse, alegando que no quiere aburrirte con su vida. ¡Demonios! Si le pones interés se hace la víctima, si no le pones interés, también.

Los tiempos de feria se acercan a mi Estado, trayendo consigo la inevitable algarabía de las embajadoras. Sí, admito que yo también me entusiasmo pues la feria es el único escenario donde puedo trasnocharme y vagar por la oscuridad sin supervisión adulta, pero Heberto lleva las cosas al extremo. Quiero suponer que proviene del municipio de C********o pues es un fiel admirador de su embajadora A.C.F. Desde hace un mes, cuando apenas se habían lanzado las fechas para la máxima fiesta de los tabasqueños, ya nos bombardeaba con una porra insulsa (yosilevoylevoy a ****) y millones de fotografías en facebook y twitter. Francamente me desespera tanta histeria por un concurso de belleza y dinero, donde él no va a ganar absolutamente nada. El tipo da pena ajena. Creo que en el fondo el añora vivir la fantasía de ser admirado como la mujer más bella del Estado durante un año. No le encuentro otra explicación más lógica a tanto entusiasmo sobreactuado.

El otro día transmitió tristeza y desesperación en una de sus actualizaciones de estado en facebook. Realmente me alarmó así que me puse a platicar con él para ver si podía ayudarle en algo y tras el clásico “no quiero aburrirte con mis problemas” y mi respuesta “no me aburres, quiero escucharte”, comenzó a platicarme su triste situación:

Les habían interrumpido el servicio de energía eléctrica por falta de pago. Resolvieron ese asunto (pagando quiero suponer) pero días más tarde les cortaron el suministro de energía que alimenta el aire acondicionado. Hete aquí la primera inconsistencia: no tienen para pagar la luz (o no pagan porque no quieren) pero tienen “climas”. Sí, lo dijo en plural, supongo que tienen al menos dos. También tienen servicio de televisión paga aunque a duras penas lleguen a la siguiente quincena. Su hermana la loca se embarazó tres veces de hombres que no le respondieron, los abuelos maternos mantienen los chiquitos y ahora la descarriada salió enferma del riñón (tanta cogedera no podía terminar tan bien). Él aporta lo poco que tiene, después de pagar su plan de telefonía móvil.

En fin, ese día Heberto andaba muy sensible, abrumado por tantos problemas aunque según me dijo ya están acostumbrados a lidiar con el despotismo de la C.F.E. (O sea que son morosos de años). Al día siguiente ya andaba otra vez con la porra y hasta prediciendo que A.C.F. va a ser la Flor de Oro…

No estoy muy seguro pero creo que hoy, el día que la candidata se registró, Heberto se salió del trabajo para ir a mitotear al evento.

No entiendo como una persona con una vida tan caótica pueda prestar tanta atención a algo tan sin importancia. No entiendo como una persona pobre tiene tantos gastos accesorios y superfluos encima.  Y lo peor es que como Heberto hay muchos despistados que no se desentierran del lodo simplemente porque ya les ha gustado estar ahí, rumiando su miseria.

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s