Confusiones, hombres, mujeres y viceversa

Asumí mi identidad homosexual muy temprano en la vida. Tengo vagos recuerdos de mi niñez, en la época del Jardín de infantes cuando descubría ya los conceptos de erotismo, desnudes y gusto por los hombres, los cuales se intensificaron con el paso del tiempo. Nunca tuve la intención de probar el lado heterosexual de la vida si bien es cierto que de manera oficial he tenido desde la primaria varios intereses románticos y desde la secundaria, novias fantasmas que satisfacen la curiosidad de los impertinentes que hacen preguntas incómodas. El mundo me considera un heterosexual común y corriente, sólo los muy observadores y perspicaces logran detectar ciertos “detalles” que parecieran no encajar y que delata mi gusto por los placeres anales, las mamadas y las vergas en general.

Antes de la pubertad, mi sexualidad consistía en introducirme dildos improvisados que meneaba en mi interior hasta sangrar. En mi adolescencia, me volví un gordo puñetero que al principio alimentaba su excitación con pornografía heterosexual pero que solo alcanzaba el orgasmo forzando fantasías homosexuales donde las mujeres desaparecían pues de lo contrario las venidas eran imposibles. Y así he funcionado desde entonces. Honestamente sí, he visto pornografía heterosexual, pero solo para admirar a tal o cual actor porno, nada más.

A pesar de lo anterior, últimamente me he sentido extrañamente confundido. Creo que en el fondo del alma, me he hastiado del estilo homosexual. No lo he probado todo, pero si lo suficiente: estoy harto de las chupadas y las venidas, de los encuentros casuales que me dejan con sentimientos de culpa y el miedo por el SIDA. Creo que también estoy harto de mi soledad y quiero compañía. Al final, estos dos factores han sido decisivos para que mi mirada se desplace hacia nuevos horizontes, nuevos mundos que explorar: las mujeres.

Últimamente, en medio de mis placeres solitarios, he suplantado mi rol pasivo homosexual por el activo heterosexual. Me imagino a mi mismo poseyendo a una chica conocida de la vida real. Pero no se trata de sexo y nada más. Mi mayor excitación proviene de proveerle a ella el máximo placer que se pueda alcanzar: así, me imagino apoderándome de su vagina, introduciendo mi lengua y aplicando mil y un técnicas orales mientras ella se retuerce de placer. Luego, la penetro mientras la acaricio románticamente, con amor, hasta que ambos nos venimos al mismo tiempo. Desde que inició este asunto he anhelado su compañía y he llegado a sentir algo muy parecido al amor. Me he planteado la posibilidad de dejar mi condición atrás e iniciar una nueva vida. En medio de fantasías febriles me he visto casado con ella, teniendo hijos hermosos (porque ella es muy hermosa) y llevando la vida normal que todos esperan de mí. ¿Será esto posible? ¿Qué ha motivado este anhelo en mí? Quiero respuestas y estoy dispuesto a intentarlo, pero al mismo tiempo no me atrevo por miedo a dañarla. Ciertamente he comenzado a dejar mensajes cariñosos y provocadores, pero no me atrevo a dar el siguiente paso, a formalizar una intención, a hacer una petición, a tener una relación.

¿Qué culpa tiene ella de mis confusiones? Sería muy ruin de mi parte jugar con sus sentimientos solo para aclarar los míos. Al tiempo que quiero algo con ella, mis ojos se desvían ante cualquier flaco atractivo o ante cualquier bragueta abultada. También me he propuesto (inconscientemente) combatir contra esos desvaríos y de hecho me he sorprendido a mi mismo mirándole los pechos o las nalgas a una que otra fémina. Pero por otro lado, el ansia de compañía me ha empujado a la búsqueda paralela de de un compañero con quien compartir mi vida.

Estoy en medio de una encrucijada que podría darle a mi vida un giro trascendental que cambie mi futuro para siempre. ¿Será que me he engañado a mi mismo todo este tiempo? ¿Será que al final de cuentas, no soy más que un heterosexual atrapado dentro de un homosexual?

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s