Dramas de fantasmas: La mujer de negro

Un drama de fantasmas, eso es lo que encontrarán los curiosos que asistan a mirar The Woman in Black, La mujer de negro.

Aún no encuentro como encasillar la película: no queda claro si es suspenso, terror, drama o bodrio, aunque creo que es un revoltijo de todo para finalmente acabar en nada. Como le comenté a mi acompañante, mucho me temo que nos enfrentamos en realidad a una prueba de supervivencia para Daniel Radcliffe, quien debía demostrar si posee un verdadero y suficiente talento actoral como para sepultar a Harry Potter y convertirse en una estrella de renombre. Mucho me temo que ha fallado. Pero no es cuestión de él. Es cuestión de la película.

TWIB es la clásica película de casas embrujadas. El papel principal también corresponde al clásico protagonista de películas de casas embrujadas que tiene un trauma existencial que curiosamente está relacionado con el misterio argumental (¿porqué nunca los ponen normales?) y que es pieza fundamental en la resolución del mismo. ¿Dónde habré visto esto antes? Mmm déjame pensar…. El recurso de los sustos, si es que puede llamarsele sustos, no son más que una pésima selección de sustos trillados que hemos visto infinidad de veces y hasta el cansancio. La historia avanza lentamente y ya desde que terminan los créditos iniciales sabes que no serás conducido a algún lado.

La trama es líneal: Un patético abogado londinense, cuya esposa murió al dar a luz a su unigénito, es enviado a resolver los asuntos legales de una difunta, cuya dirección se encuentra en una remota isla en un remoto sitio británico. Del exitoso desempeño de la tarea depende la seguridad económica de la pequeña y devastada familia… Drama pues. Arthur, que así se llama el abogado se apersona pues al famoso pueblucho donde todos le miran con desconfianza y le tratan con hostilidad. Sólo es bien recibido por el hombre más rico de la región, Mr Daily quien casualmente ha perdido a su hijo en causas no muy lógicas  (no voy a dar nombres porque he de admitir con cierto bochorno que cabeceé más de una vez durante la función). En fin, el abogado, al examinar la casa  de la difunta es acosado por una presencia invisible que solo se manifiesta a la distancia como una velada mujer vestida de… negro. Lo que sigue es una sucesión de desgracias: cada vez que él se encuentra con el dichoso fantasma muere violentamente un niño del pueblo. Así ha sido siempre. Es a través de una colección de cartas archivadas en la vieja mansión que Arthur descubre la identidad del espectro: una sufrida madre con problemas esquizoides, calumniada  socialmente por su propia hermana quien le arrebató a su único hijo para criarla como propio y borrando cualquier nexo con la madre biológica. Desgraciadamente, el niño muere ahogado en las barrosas aguas que rodean los terrenos de la casa. La esquizofrenica pues, se suicida al conocer la fatal desgracia  (más y más drama) no sin antes maldecir y maldecir a su hermana. Así pues, se convierte en un espíritu vengativo que asesina a los hijos de los otros. La esposa del sr Daily, enloquecida y espiritista, le advierte que la siguiente víctima es  el propio hijo de Arthur, próximo a llegar para reunirse con su padre. No sé como, Arthur concluye que liberándo las almas podrá detener la maldición así que se apersona a sacar el cuerpo del niño de las podridas marismas, para que este puede reencontrarse con su madre y liberarlos a ambos. En efecto, el cadáver es rescatado y ambas almas logran al fin, recuperar el tiempo perdido (creo que en esta parte de la película se tenía que derramar una que otra lágrima). ¡Ah, pero giro inesperado! A la tipa fantasma le ha gustado el masacrar niñitos inocentes y bajo la premisa de que nunca perdonará, va de todas formas por el niñito del abogado. En la secuencia final, Arthur se dispone a regresar a Londres con su pequeño cuando la susodicha aparece en la estación de trenes. Así, el niño, influenciado por el mal espíritu se arroja a las vías, el padre se da cuenta y se arroja para rescatarlo… No arruinaré contando el desenlace, pero adelantaré que es un final feliz, tan feliz como el final feliz de una película de Tim Burton, queda pues a la imaginación…

Como ven, la película es una desabrida sucesión de “sustos”, muertes, dramas, “sustos”, muertes, dramas. ¿Qué puedo decir de Daniel Radcliffe? Opino que se le mira un “mayor talento” en Equus. En esta película, de ambiente lúgubre y misterioso, cada vez que lo veía no dejaba de pensar en Harry Potter: escenarios similares, mismos gestos. Eso sí, se pueden apreciar mucho mejor sus hermosos ojos (me encantan sus ojos) y que se ve sensual con barba. Opino que debió haber habido un desnudo pero no, no lo hay.

En fin, la mujer de negro, que tanto prometía ha resultado un fiasco para las expectativas que levantó. No sé como están las críticas profesionales al respecto, pero seguro la destrozan. Sólo espero que Radcliffe no se desanime y se atreva a intentarlo otra vez, pero en proyecto que lo coloqué en un contexto radicalmente diferente que le permita pulirse como actor y pueda finalmente, dejar a Hogwarts para siempre en el pasado.

Anuncios

2 pensamientos en “Dramas de fantasmas: La mujer de negro

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s