Quien busca encuentra… crudas verdades

Tal como lo planee, las cosas inevitablemente hubieron de subir de tono en el proyecto A.L.D.O. Si al principio todo eran pláticas calientes ahora hemos pasado a un punto de intercambio de fotografías. Aclaro, uso el término intercambio a falta de uno mejor en este momento, pues hasta ahora todo ha sido unilateral.  Le envié pues una imagen donde mi enhiesto miembro viril se yergue en todo su esplendor frente a la cámara, mientras que mi rostro y parte de mi prominente estomago permanecen ocultos en la sombra (de hecho se logra un convincente efecto de delgadez), verga, simplemente verga. Estoy a la espera de la respuesta, que es a saber, una instantánea de sus nalguitas, pues debido a su timidez se negó a enseñarme el pene (mojigato). No importa, como ya dejé en claro anteriormente, por él me volvería el más potente de los activos si tan solo me lo pidiera.

En otro asunto pero hablando de lo mismo, decidí entrar de lleno con el objetivo primordial del proyecto y fue hablar con él de mí. Así que en una sesión y como que no quiere la cosa le hablé de un extraño amigo que me había enviado una solicitud de amistad. Así y haciéndome el completo desentendido fui enviándole información a  manera de pistas, hasta que pudo determinar de quien se trataba. Para empezar, allí tuve mi primer revés. Contrario a lo que pude pensar, ¡nunca se le pasó por la mente que pudiera ser gay! De hecho se refirió a mí como que soy hombrecito, sin posibilidades de pertenecer al ambiente. O sea que en general no suelto pluma alguna, porque de lo contrario Aldo lo hubiera notado a menos que su gaydar esté dañado o sea inexistente. En fin, eso no fue lo peor. Hube de dejar el asunto en paz para no caer en “sospechosismos”, pero unos dos días después (¿ya dije que me hago del rogar y me ausento de su presencia para aumentar el ansia?) volvía a la carga, esta vez confesando mi intensa predilección por los osos, para luego hacerle la inevitable pregunta de si se atrevería conmigo o sea con el otro… creo que es entendible. En fin, su respuesta fue chasqueante. Resulta que Yo, el yo verdadero no es de su tipo y ¿por qué? Pues en resumidas cuentas porque soy gordo y porque me visto feo.

Aldo dijo que soy gordillo, así con esa expresión. Pero implícitamente me dijo que soy feo. ¿Cómo se que dijo esto sin decirlo? Pues porque anteriormente mencionó que no le importaría andar con un oso a menos que estuviera de buen ver. Y está bien, lo acepto. No soy precisamente atractivo, pero él tampoco es el último supermodelo de América. Que no me chingue. Luego, está lo de mi vestimenta. Según él, utilizó ropa que me hace ver más viejo de lo que soy. Ay estúpido, pero déjame decirte que cuando vas a trabajar, aunque sea de practicante, y sobre todo en una institución gubernamental como la que estuvimos, hay que ir más o menos presentables. Mientras que yo llevaba algo medianamente formal, él se presentaba con juveniles playeras indignas de un licenciado proveniente de una universidad pública de mucho prestigio (nótese el sarcasmo). Así que en realidad,  no me veía viejo, sino como un profesionista, a diferencia de otros que no salían de su etapa de preparatorianos valemadristas.

En resúmen, Aldo está fuera de mis posibilidades. Ahora espero que realmente me mandé esa foto para poder elaborar una preciada venganza por su deshonestidad. ¿Cómo es posible que nunca me lo hubiera dicho en mi cara pero se sienta con la libertad de reírse con otro del asunto? Ah, porque lo sonsaqué para hacer bromas, y aunque no llegó tan lejos como esperaba, igualmente fue algo desagradable. Nunca entenderé esa manía de la gente de ser politícamente correctos o cuando menos corteses. ¿No hace más daño su hipocresía que una cruda verdad?

Anuncios

2 pensamientos en “Quien busca encuentra… crudas verdades

  1. Y ya? Así se acaba esta historia de amor sin haber empezado?… No te juzgo, yo muchas veces hice lo mismo, hacía una especie de simulación en mi cabeza y me rendía, lo malo de esto es que no me era fácil olvidar a esa persona, porque realmente nunca me dieron el “NO”, yo era el que lo deducía, así que siempre quedaba la duda en mi cabeza, una duda que me atormentaba. Por lo que decidí, aunque duela y de miedo, decir las cosas en persona, así por lo menos obtenía el “NO” en persona y no simplemente me lo imaginaba.

    Por otro lado, creo que juzgas muy fuerte a Aldo, tal vez a él le gusta tu alter ego y por eso dice que no está interesado en ti, tal vez. Y no me parece que sea hipócrita, simplemente le está contando a un amigo la opinión sobre un conocido, o no? Eso lo hacemos todos.

    Por último, no juzgues a la toda la comunidad lgbt con base en tus fracasos en el amor, es algo natural de toda la humanidad, los hombres no tan agraciados siempre tendremos problemas, ya sea con hombres o con mujeres, y no por eso nos quedamos solos, simplemente debemos seguir buscando.

    Un saludo desde Colombia, y felicidades por tu nueva fama en internet, aunque sea debida a tus comentarios endofobicos jeje

    • No, la historia no termina, de eso puedes estar seguro. Por cierto, gracias por tus felicitaciones, aunque fama no es precisamente lo que buscaba. Saludos. De México, con amor.

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s