Under pressure…

Definitivamente, 2011 no ha sido mi año. Primero, corrí el riesgo de quedarme ciego. Luego, durante un par de semanas fui presa de una ansiedad, tremendo presagio de un algo maligno que se acercaba inevitablemente y aunque logré tranquilizarme, ese algo maligno irrumpió salvajemente en la cotidianidad de mi vida.

Comenzó con una gripa que degeneró en la tos invernal que me dejó el aire acondicionado del Infonavit, que permanecía encendido todos lo días, particularmente cuando los aguaceros me dejaban empapado. El sábado el ocio de no tener nada que hacer o ver en la televisión me hizo sugerir que me llevaran al doctor y ya ahí a mi madre se le ocurrió que me tomaran la presión. ¡Oh sorpresas! Mi presión arterial rayaba en el límite del infarto. Y no era la primera vez que me lo decían. Meses atrás, cuando mi generosidad me hizo ofrecerme como donante de sangre, uno de los filtros me detectó lo mismo, pero desestimé la advertencia pues no me sentía mal para nada. Incluso ahora, tampoco presentaba síntomas, y cuando alegaba lo anterior todos me recordaban el odioso mote: el asesino silencioso.

Pues bien, los comentarios del doctor desataron la histeria familiar. Mi madre andaba con los nervios de punta y lo primero que hizo fue restringirme mis comidas habituales: nada de avena con cacao, nada de cosas fritas, nada de golosinas al medio día. Luego, vinieron los caldos diarios, saturados de chayote, la verdura que más aborrezco en la vida, sobre todo si está cortado en cuadritos. El médico sugirió éxamenes de sangre y toma de presión diaria durante una semana. Así que obtuve un piquete de aguja que también odio y un hostigamiento innecesario. Como no tenemos instrumental para medir la presión y ningún conocimiento para interpretar los numéritos, recorrimos toda la cudra y ahora todos los vecinos saben de mi problema. Además, cada toma aumentaba la tensión en mi casa, pues cuando no  marcaba 150, marcaba 170 y luego 180. Es decir, prácticamente era yo un muerto en potencia que podría caer fulminado en cualquier segundo. No obstante lo anterior, yo no perdí el sueño, aunque me irritaba el hecho de que las personas me miraran con cara de lástima.

Mi madre, preocupona por naturaleza, ya había empezado a tejer una intríncada maraña de escenarios funestos, cada uno más terrible que el anterior: Qué si diabetes, que si colesterol, que si el infarto, que si lo gordo… en fin, una serie de tonteras que terminaron por volverme irascible ante cualquier comentario o consejo, principalmente porque yo me sentía de las mil maravillas. Lo curioso del asunto es que, tanto me dijeron que terminaron por sugestionarme y terminé sintiendo una terrible pesadez en el corazón. La gota que derramó el vaso fue cuando por instigaciones de mi madre me tomé el medicamento para bajar la presión, la cual empeoró la situación pues me provocó taquicardia…

Hace unas hora recogí el resultado de mis análisis mis niveles de glucosa y colesterol están de maravilla y regular respectivamente. Lo que si tengo por los cielos son los malditos trigliceridos, prueba irrefutable de que tengo presión alta (hasta el momento de abrir el sobre yo sostenía que las lecturas de mi presión eran érroneas). No obstantes las anteriores buenas noticias, lo único que mi madre atinó a decir es que los trigliceridos podrían ser sólo la punta del iceberg, ante sala de algo mucho peor. En pocas palabras, mi madre sólo considerará convincente el diágnostico que me dé unas pocas horas de vida.

En fin, tal parece que por ahora no estoy en peligro de muerte. Lo único que me queda, hasta mi cita con el médico internista es continuar con mis caminatas matutinas y comer manzanas como una bestia peluda…

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s