Insidious: Demonios tramposos y proyecciones astrales…

Después de casi un mes sin poner un pie en el cine ayer fui con unos amigos y dada la escasa oferta en la cartelera (de las quince salas cerca de nueve estaban ocupadas con Transformers 3) preioné para que no vieramos anda que tuviera que ver con un oso panda o un carro rojo aburridísimo, así que entramos a ver Insidious (subtitulada como La Noche del Demonio) la cual es tan vieja que en los cortos anunciaban películas que incluso ya salieron de cartelera. Pues bien, mis expectativas respecto a una película de terror nunca son muchas, el gusto de verlas es quizá el reencontarme con esos viejos clichés qu antaño tanto me aterrorizaron…

En fin, nada más comenzar la película tuve nociones de por donde iba la cosa: una sombría música estridente que alborotaba los nervios pero del alto volúmen que tenía. Ah, me dije, al igual que en el Aro, los sustos van a basarse en el estruendo más que en la historia y las imágenes. Sí y no. La película, si bien no deja de ser predecible, de vez en cuando me dio uno que otro sobresalto, aunque me temo que estos tuvieron que ver más con mi configuración personal (mis fobias y experiencias previas con lo sobrenatural ) que con la efectividad de los realizadores para transmitir terror.

 ¿De qué va el argumento? Trata de una familia americana: una madre abnegada dedicada a la crianza de sus tres hijos y un padre, profesor de preparatoria con una extraña apatía por las fotografías. Recién se han mudado de casa en un intento por tornar la dinámica de la vida un poco más familiar. Pues bien, al inicio de la película las cosas no van muy bien que dígamos y ni que decir que se pondrán peor. Para empezar, el niño ¿mayor? mientras explora una trampilla sufre una caída que en un principio no parecer ser grave, hasta que al día siguiente él no despierta y los doctores diganostican un coma de causas inexplicables. Posterior a ese evento, la madre empieza a escuchar susurros amenzantes que provienen del cuarto del bebé e incluso rostros fantasmagóricos aparecen en las ventanas de los dormitorios, como si acecharan a los niños; las puertas se abren y siluetas se pasean por las afueras de la casa.  Luego, el hermano de en medio asevera que el comatoso deambula por las noches… Cada vez más paranoíca, la madre obliga a su marido para que se muden de casa, considerando que su hogar actual está embrujado. Y así lo hacen, aunque todo se pone peor porque en la nueva casa los fantasmas se materializan de forma más descarada y agresiva. El niño sigue sin despertar. Siendo la madre la única testigo de los eventos sobrenaturales, la única que cree en ella es su suegra quien sueña con los fantasmas que acechan la casa, particularmente con una silueta demoniaca que asegura querer al niño en coma. Convencidos (excepto el padre) de que se enfrentan a fuerzas sobrenaturales, contactan con una medium, vieja amiga de la familia, quien acompañada por dos excentrícos ayudantes echan un vistazo a la casa, comprobando que esta infestada de espíritus inmundos. Luego, explica el misterio que envuelve a los personajes: lo que está embrujado es el niño, no la casa.

Resulta que el niño tiene una habilidad llamada proyección astral (me acordé de Charmed), a través de la cual su espíritu se separa del cuerpo, permitiéndole deambular en otras dimensiones. Pues en una de sus escapadas, el mocoso simplemente se perdió en el Más Allá, ya no pudo encontrar el camino de regreso. Al percatarse de esta situación, diversas almas de muertos comenzaron a rodear el cuerpo fisíco a la espera de que eventualmente la conexión cuerpo – espíritu se perdiera definitivamente, pudiendo cualquiera de ellos ocupar el caparazón vacío, volviendo así a la vida. Estas almas son las diversas manifestaciones que la mujer ha visto.

Pero la medium les advierte que ese es el menor de sus problemas. Además de los fantasmas, hay un demonio con una insidious agenda (propósito maligno) que es el de entrar a nuestro mundo a través del niño para causar dolor y destrucción. La única forma de evitarlo es adentrarse en el más allá y ayudar al niño a volver. Hay una sesión espiritista donde queda claro que dicho ente no les va a poner las cosas fáciles, pero las sorpresas no quedan allí. Resulta que la proyección astral es una herencia que el padre le heredó al chamquito. En sus tiempos mozos el también tenía la mala costumbre de salirse del cuerpo, hasta que atrajo el espiritu de una vieja que poco a poco se iba posesionando de él. Dicho fenómeno quedó grabado en diversas fotografías (razón por la que el profesor no gustaba de tomarse fotos) y fue ayudado por la medium. No obstante, ahora es él la única persona  que puede ir a buscar a su hijo.

Así las cosas, inducen al señor a un sueño, permitiéndole salir del cuerpo y adentrarse al Más Allá que es una replíca del de acá pero oscuro y lleno de muertos. Allí el profesor se agarra a moquetazos con fantasmas y demonios por igual. Encuentra a su hijo, al que tienen amarrado como perrito y tras una loca carrera en la que el demonio y los fantasmas les pisan los talones  logran regresar al Más Acá, no sin que antes el señor enfrente a su enemiga la viejita. Mientras tanto, los vivos deben proteger los cuerpos semi vacíos de una horda de almas que atacan la casa. Finalmente el niño y el padre despiertan de este lado y final feliz… no, no es cierto. Al agradecerle a la medium, esta se da cuenta de que hay algo mal con el padre y le toma una fotografía, este se enfurece y le aprieta el cuellito hasta que mata a la infeliz. La esposa oye el escándalo y cuando se acerca a ver encuentra el cadaver de la bruja y al recoger la cámara descubre que quien realmente volvió del mas allá no fue su esposo sino la viejita… y ahora si, FIN.

¿Lo ven? Película predecible. Un final original hubiera sido que todos quedaran sanos y salvos porque todos se esperaban que alguno de los dos no recuperara su cuerpo. La historia es entretenida, aunque creo que la regaron al mostrar muy pronto la imagen del mounstruo que se parece bastante al Darth Moul de Star Wars. También resolvieron el misterio de un sopetón, matando el suspenso en mayor parte, cuando bien pudieron ir explicándolo a pedacitos, dejando algunas cosas a la libre interpretación. Luego, no sé si habrán notado ese extraño parecido con Poltergeist, que convierte Insidious en algo así como una versión libre de la ya mencionada película de fantasmas. Mientras tanto, yo no pude dormir y he de admitir que el corazón me latía fuerte bastante después que abandoné la sala. Y no es que la peli sea así de impactante. Es que en mi casa ha habido manifestaciones más o menos de este tipo y la verdad me sentí bastante identificado…

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s