Lo que el viento se llevó…

Corría 1926 y una convaleciente Margaret Mitchell comenzaba a escribir una novela de época, ambientada durante la guerra civil estadounidense y que no sería terminada hasta diez años después. La novela, intitulada Gone With the wind (Lo que el viento se llevó) fue considerada desde un primer momento como un potencial éxito literario e inclusive le valió un premio Pulitzar a su autora, pero no fue hasta que llegó a manos de David O. Selznick que empezaría a formarse la leyenda. El visionario productor, tras algunos titubeos,  adquirió los derechos para llevar una adaptación al cine, la cual vio la luz en 1939 para convertirse en todo un clásico.

Algunos datos curiosos sobre el sueño de Selznick:

  • Los derechos de la historia fueron adquiridos apenas un mes después de la publicación del libro.
  • El costo de los derechos puede ser considerado la menor cifra de la inversión.
  • El presupuesto con que contó fue un poco más de $ 4,000,000.00 de dólares.
  • El rodaje duró 125 días.
  • La duración final de la película se estimó en 239 minutos (4 horas).
  • El proyecto fue rechazado por varios estudios y directores de cine. Finalmente quedó en manos de la Metro Goldwyn Meyer y Victor Fleming, respectivamente.

En suma, Lo que el viento se llevó fue, en su momento, la película más ambiciosa y cara de la historia.

¿De qué va el argumento?

Protagonizada por Vivien Leigh y Clark Gabble, es una historia romántica que tiene como trasfondo la guerra civil estadounidense, cuando los estados del norte proclamaron en toda la nación la abolición de la esclavitud, la cual era la base de la economía de los estados sureños quienes al ver amenazados sus intereses e ideales empezaron a tensar la situación hasta que finalmente desembocó en una guerra. La protagonista es Scarlett O’Hara, cuyo padre es dueño de una de las plantaciones más prósperas de la región, la hacienda Tara. Poseedora de un caracter voluntarioso e ingobernable, Scarlette desencadenará un infierno de pasiones cuando Ashley Wilkins, su eterno amor opte por casarse con la virtuosa Melanie, una enfermiza mujer cuyo destino habrá de estar unido al de su rival  hasta el final. Al mismo tiempo aparece Rhett Butler, un cinico aristocráta de conductas poco honorables quien quedará prendado de la belleza de Scarlett, quien a su vez cosechará sentimiento contradictorios para con el caballero. La guerra estalla y Ashley deberá partir hacia el campo de batalla. Lo que sigue es una secuencia de tragedia y muerte, consecuencias de la guerra, que terminará por destruir el mundo conocido para dejar a su paso una estela de dolor. Durante los años de la incertidumbre, Scarlett sólo contará con la ayuda casi incondicional de Rhett, quien espera conquistar a la muchacha, que ansiosamente sigue aguardando a su amor perdido. Resignada a su nueva situación, Scarlett, convertida ya en una mujer madura utilizará su fuerza para intentar reconstruir su mundo, sin importarle los medios para lograrlo y a las personas que lastime. En medio de este periodo Ashley reaparece, con el objetivo de reencontarse con su familia (Melanie ya ha tenido un hijo). Scarlett se ve forzada una vez más a hacerse a un lado, encontrando finalmente, tras una serie de reveses, refugio en los brazos de Rhett. Sin embargo, su mirada se enfoca persistentemente hacia el pasado y resistiéndose a definir y aceptar sus verdaderos sentimientos, provocará más y más sufrimientos hasta que finalmente llega a un punto dónde ya lo ha perdido todo…

Sí, es una película romántica y larguisíma. La miré por primera vez cuando tenía tres años pero no le encontré el chiste hasta los veinte. ¿Razones por las que me gusta mucho? He aquí unas cuantas:

  1. Scarlett es un personaje maravilloso que evoluciona constantemente sin perder su esencia. Es una mujer hermosa, fuerte que repudia los convencionalismos sociales si se interponen en su camino. Ella no se deja doblegar por las circunstancias sino que al contrario, aprende de ellas pues es una mujer inteligente. Me atrevo a decir que ella es la referencia obligada para personajes más actuales como Rubí o Teresa.
  2. Hay escenas muy emotivas como el incendio de Atlanta, la travesía hasta  Tara, la escena del rábano, el resurgimiento de una derrotada Scarlett en la secuencia final. Realmente llegaron a conmoverme.
  3. Frankly, my dear, I don´t give a damn! (Francamente querida, me importa un bledo). La famosisíma frase de Rhett.
  4. El hecho de que es una historia de época muy bien hecha.
  5. No quiero pensar en eso ahora. Lo haré mañana… Después de todo, ¡Mañana será otro día! La fracesita de Scarlett cuando intentaba sacudirse una preocupación molesta de encima.
  6. La música instrumental.
  7. El final abierto, que satisface a la mayoría.

Resúmen de la película

Condiserada un clásico del cine y la literatura, sus protagónistas figuran entre las parejas más famosas a la par de Romeo y Julieta, Lizzy Benneth y el señor Darcy, etc. Película recomendable que no me canso de ver cada vez que la pasan en TCM. Para quien desea disfrutar de buen cine (y tiene tres horas libres) he aquí una muy buena opción.

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s