Mi vida con Xena, princesa guerrera.

En los tiempos de los Dioses antiguos, jefes militares y reyes,

una tierra confundida, pedía a gritos un héroe…

Ella era Xena, una poderosa princesa forjada al calor de la batalla,

el poder, la pasión, y el peligro,

su valentía cambiaría al mundo…

Xena, princesa guerrera.

Corrían los años noventa y por canal nueve transmitía una serie llamada Hércules: Los Viajes Legendarios, que aún cuando versaba de sobre los apasionantes mitos griegos, carecía de carisma, presentando a un fortachón semidios que iba por ahí fastidiándole los planes a su malevola madrastra Hera, en fin, todo un conflicto de telenovela. Pues bien, en uno de aquellos episodios (The Warrior Princess) , Hércules debió enfrentarse a una señora de la guerra, tan hermosa como letal, que deseaba quitarlo del camino para continuar con la dominación de toda Grecia. Esta mujer, que se llamaba Xena, puso en jaque la amistad de Hércules y Iolaus, quienes finalmente lograron superar sus conflictos y hacerla huir. Pero aquello no fue su final. La princesa guerrera había calado hondo en los fanáticos de la serie y pidieron más, por lo que el personaje fue retomado en episodios posteriores (The Gauntlet y Unchained Heart) cuando el mundo le gira del revés a la guerrera y los antiguos enemigos deben aliarse para enfrentar a un sobrenatural enemigo en común. Y entonces asistimos a la transformación de Xena, quien de Señora de la Guerra se convirtió en una heroina de oscuro pasado que tuvo su propia serie exitosísima, ahora considerada de culto y que llegó a opacar a la serie original.

¿De que va Xena, princesa guerrera? Pues bien, como personaje secundario que pasó a ser protagónico, a Xena debió crearsele un pasado, un presente y un futuro. La trama principal es que, después de que Hércules le ayudara a cambiar su visión de la vida, Xena inicia un camino de redención, donde intenta compensar los pecados de su pasado a través de acciones heroícas que en su mayor parte deben deshacer su propia obra o enfrentar la consecuencia de sus acciones pasadas. Dada que su oscuridad está muy arraigada, contará con ayuda de Gabrielle una pueblerina aspirante a bardo, que con su luz virtuosa le sostendrá en el camino que ha de seguir, y que a través de sus historias convertirá a la guerrera en leyenda. Así, a lo largo de seis temporadas y 134 episodios (contando los de H:LVL) conoceremos como Xena pasó de pueblerina a guerrera, de guerrera a Señora de la Guerra y de Señora de la Guerra en heroina.

XWP es la tipíca historia del bien contra el mal,  donde sin embargo, casi no existen limítes para saber cual es cual. Sus personajes no son estereotipos; cada uno es un claroscuro donde convergen la luz y la oscuridad mostrando finalmente una realidad de la condición humana: el bien y el mal no existen de forma absoluta. Todos tenemos una historia de momentos buenos y momentos malos, de situaciones limíte que poco a poco nos van definiendo en un proceso que termina sólo con la muerte, pero que finalmente establece una personalidad, crea a un individuo único sobre la faz de la tierra, con las posibilidades de hacer las cosas más bellas o las cosas más atroces. Y es que, finalmente somos nostros quienes decidimos que escoger, de cual lado queremos estar. Y aún entonces tenemos la capacidad de reconsiderar, de aprender de nuestros errores y enmendar el camino, que nunca será fácil, pero que finalmente puede conducirnos a un destino glorioso o bien a uno cargado de ignominia.

Xena es también una lección de tolerancia. A pesar de ser mundos completamente opuestos, Xena y Gabrielle forjaron una amistad que llevó a la entrega total y al sacrificio, y si bien el comienzo no fue fácil, la sinceridad y la confianza desplazaron los prejuicios y las diferencias dando paso a una de las relaciones más famosas de la televisión (y a la que se le ha dado tantas interpretaciones).

Otra lección palpable, es la de las influencias. Xena y Gabrielle se enseñaron mutuamente lecciones de vida que con el paso del tiempo hicieron de cada una mejores personas, a través de su amistad recibieron un legado que fue de beneficio para ellas y para el resto de las personas que de una forma u otra se cruzaron en sus caminos. De allí la importancia de incluir en nuestras vidas a las personas correctas.

Además, la serie, si bien no respeta ordenes cronólogicos ni exactitudes históricos, es un medio entretenido para conocer algo de historia, algo de mito y cultura, en general. Desde Grecia hasta Japón, XWP es una oportunidad para recorrer el mundo bajo la mirada de una guerrera y una bardo que cambiaron al mundo.

Hace ya una decada que se transmitió el último capítulo de la serie y un poco menos que yo lo vi acá en Latinoámerica. Pero el recuerdo de la princesa guerrera aún me acompaña y me llena de nostalgia, crecí con ella y viví cada una de sus hazañas hasta hacerlas mías. ¡Larga vida a la princesa guerrera!

Te puede interesar:

Xenite

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s