Schadenfreude: un morboso dentro de mí…

Hace unas semanas se me pidió elaborar un ensayo basado en la tesis de que “las personas leen distintos tipos de libros por placer” y si bien la aseveración suena un poco tonta (finalmente el ensayo era para comprobar gramática y coherencia en inglés) me permitió elaborar unas conclusiones bastantes interesantes que voy a compartir con ustedes.

En primer lugar, vamos a definir lo qué es placer, y para ello nos basaremos en la tan útil enciclopedia libre, Wikipedia:

“Placer:  un sentimiento o sensación positiva, expresada cuando una necesidad del organismo humano es satisfecha.”

Ahora bien, el complejo cerdo humano (perdón) ser humano, es capaz de sentir infinidad de placeres en función del tipo de necesidad que presente. El placer de la lectura puede ser categorizado dentro del placer psiquíco, el cual es producto  de la imaginación, fantasía o recuerdo de situaciones percibidas o aceptadas por el individuo como positivas. Pero, ¿sólo algo positivo puede ser placentero?

Como muchos de ustedes podrán notar, en años recientes los generos más populares tanto en el cine como en la literatura son el suspenso y el thriller. Si bien existe sutiles diferencias entre ellos (no, no son lo mismo), ambos comparten el mismo objetivo: atrapar al espectador (en este caso al lector) en una serie de situaciones donde el peligro, lo inusual y lo desconocido prevalecen. Se cree que la gente es asidua a este tipo de lecturas dada una íntima necesidad de descubrir y poder explicar lo oculto; lo cual conlleva un proceso en el que el lector es envuelto profundamente dentro de una espiral de emociones cuyo clímax desborda la tensión cuando el conflicto es finalmente resuelto. Pues bien, es en este punto, en la solución final, donde la persona encuentra su placer.

Sin embargo, leyendo entre líneas, tenemos que los temas inseparables de estas lecturas son el crimen, el homicio, la traición… elementos que por su naturaleza no pueden incitar emociones positivas, sino todo lo contrario, despiertan ansiedad, temor, desesperación, pesadumbre, intranquilidad; lo cual se contrapone al concepto de placer.

Entonces ¿Cual es la motivación que empuja a las personas a devorar este tipo de lecturas?

Nada más y nada menos que la perversa naturaleza humana, que ha desvinculado lo positivo del concepto clásico de placer, para asociarlo con las oscuras necesidades de las personas, forjadas según el patrón de la hostil sociedad actual ya carente de valores y virtudes. Según Wikipedia, los alemanes (precisamente ellos) lo llaman Schadenfreude, que se puede definir cómo:

“El sentimiento de alegría creado por el sufrimiento e infelicidad del otro.”

Es pues éste un mórbido placer personal, que trae consigo la felicidad por los infortunios ajenos, pudiendonos entonces, sentir comodos, con los baches propios.

En un país como México, donde los habitantes no son asiduos lectores de libros, la manifestación más clara de el Schadenfreude se encuentra en la inmensa popularidad de que gozan los periódicos amarillistas de nota roja, dónde se exhiben con gran colorido, sensacionalismo e inhumanidad los crímenes más horrendos acaecidos a lo largo de la república, mismos que son “devorados” por personas pertenecientes a los estratos más humildes y desprotegidos de la sociedad, la gente pobre, que quizá encuentra un solaz para su díficil diario vivir, al que deben enfrentarse durante toda su vida, con la más silenciosa de las resignaciones.

No concluyo, realmente, que sólo la gente pobre alimente este sentimiento tan deplorable. Todos somos seres humanos y todos estamos de alguna manera corrompidos. Tú y yo por más cultos y preparados que estemos, podemos caer fácilmente dentro de éste juego, pues el misterio y la sangre son poderosos alicientes para despertar nuestro instinto morboso, nuestro lado enfermizo, el insano que todos llevamos dentro…

Anuncios

¿Necesitas vomitar algo? Puedes hacerlo a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s